lunes, 7 de septiembre de 2015

Tiempos Modernos

Tiempos de volverse loco con la tecnología hasta perder la razón. Arriesgarse a salir por la mañana de casa con el móvil marcando batería al 58% y sin cargador es una osadía tecnológica sin parangón en la historia. Igual buscando muy atrás había algún homosapiens cazador recolector que salió de la cueva.. me voy cariño nos vemos luego... y se fue el tio sin la lanza y sin el carro para llevar el mamut.
Una casa sin wifi qué mierda de casa. Un chalé en el pueblo con tres plantas y piscina que el único lugar donde hay cobertura es en la esquina de la terraza junto a un ficus, donde consigues una mísera raya de movistar, eso señores es una completa mierda chalé. Es que necesitamos desconectar oía a una madre en el colegio. Mentira cochina. Se van de viaje y cuelgan todas las fotos en el face. El café caro carísimo, la torre fiel por arriba y por abajo ahora hacia aquí y ahora hacia allá. Los tiempos modernos, las compañías nos la metieron doblada con esa droga sintética de laboratorio, creada para atraernos a todos y arrastrarnos a lo más fondo de la comunicación sin sentido, del hablar por hablar porque es gratis; porque todos están y si tú no estás eres un bicho raro; porque si no me meto al portal no escucho lo que dicen las vecinas. No importa el dispositivo, te lo regalan la primera vez como el primer chute. Luego están los datos.. las llamadas ilimitadas y el whatsapp gratis. Rediez, estamos tan enganchados que miramos el face porque nos avisan las notificaciones, el whatsapp no para de clinquear constantemente porque estás en todos los grupos de cotilleo, el instagram con las fotos y el twitter porque también. Y aquí estamos en los tiempos modernos, locos perdidos por la tecnología, donde valoramos la rapidez, compartimos los videos virales y no nos damos cuenta que la información a veces es falsa, viene envuelta en papel de regalo y nos la comemos como verdadera porque la ha puesto mi amigo en su muro,o porque la han compartido 750 borregos. Tiempos modernos donde somos nosotros a quien nos aprietan las tuercas en la planta de montaje de la vida, con cada hora, con cada día, con cada semana y cada mes, una vuelta de tuerca. Una aplicación gratuita más que no podías vivir sin ella. Y luego está un amigo mío que no ha sucumbido ni a las redes sociales, ni a Fb ni instagram ni twitter. ¿Y le dije, tu qué? y me hizo un gesto levantando los hombros. Y no supe interpretar si todo bien, todo mal o todo soso como su cara. (sin acritud, buen amigo pero soso)
Yo soy de los que habla, que necesito comunicarme y reír y decir lo que pienso de vez en cuando y aprendo y leo a gente interesante que se comunica por estos canales de información; y sigo a los amiguetes y me gusta saber que le dan esa sal a la vida que muchos otros necesitan; veo fotos de sus caras y de sus granos y todos ellos me llenan esos espacios que quedan entre y entre y por eso engordo.

miércoles, 1 de abril de 2015

Un año más

Y como de año en año, el reloj interno me da la alarma. Un año enterero sin publicar nada y de repente me acuerdo del blog. Era en abril igual que ahora.  Hoy día primero de abril, mañana empiezan las vacaciones de SS (Semana Santa) y nos preparamos para hacer panades i robiols, típico en las islas.

La de aquel que en semana santa se va con la parienta de viaje a Tierra Santa y le pega el apechusque y la rosca allí. La mujer estirá, fría como mármol italiano y le dicen al difunto:
-Si repatría el cuerpo a España vale diez mil lucas. Y si la entierra aquí solamente mil.
-El tío espeta- que la entierren en España- con esa seguridad española. Con dos cojones.
-Caballero todo el mundo desearía descansar en Tierra Santa. Y encima le sale más barato.
-Oiga usté: Aquí tuvieron uno que se murió y a los tres días resucitó. Yo por nueve mil euros no me la juego.





Y bueno, gente pa tó.jajajajjaa


Viene tiempo de vacaciones, mucha gente aprovecha para pintar la casa, otros para irse de viaje y otros para desvalijarlas. Ya se respira un olor distinto, en semana santa siempre llueve para fastidiar la salida de las procesiones. Eso se debe a que en las fallas valencianas queman mucho cartón, los vapores llegan al cielo y hacen nubes de papel que absorben el agua, cuando ya no pueden más, que es cuando los penitentes van a salir con la vírgenes, pataplán agüita de la rica.
Bueno, estoy contento del cambio de horario al de verano. La ropa se seca solita, ausencia de calefacción en casa, todavía no me ducho con agua fría... anhelando el verano que llegará como siempre de repente, como el cartero o el policía con una denuncia de tráfico.

En la Pascua cristiana, se nos muestra a Jesús injustamente condenado por sus enemigos, crucificado como un miserable y resucitado para dar vida eternamente. Hace poco 150 personas fueron injustamente crucificadas por un enemigo de la vida, espero que hayan encontrado la vida más allá  de la muerte.
Tiempo de recogerse, tiempo de enterrar pasados y vivir intensamente la vida nueva que se nos brinda.
Felices fiestas a todo el mundo.

sábado, 19 de abril de 2014

La chica de las trenzas

Es una mañana de abril de esas especiales que la brisa suave lleva consigo multitud de recuerdos. El aire cargado penetra por las fosas nasales y descarga imágenes directamente en tu retina, entonces tus ojos se quedan absortos en la taza de café, sin parpadear, ya no necesitan humedecerse, el cerebro se hace eco de historias vividas y empiezas a ver la película. A todo color o en tonos de sepia, tanto da. Importa el contenido.
La chica morena luce un vestido estampado de colorines y debajo unas finas medias ocre; una larga cabellera negra recogida en dos trenzas perfectamente elaboradas que caen graciosas sobre sus hombros. En la mano sujeta una botella de cerveza que de no ser ella podría resultar ordinario y vulgar, y sin embargo, la cadencia del brazo esbelto al acercarse el cuello de la botella a los delgados labios se hace elegante en cada sorbo, cada refrescante trago hace un marco envidiable digno de fotografiar. Cruzamos miradas pero no despierta interés en mi. No dejo de observarla siendo indiscreto, ofensivo quizás. Cruzo el umbral y me acerco despacio. Me mira como me acerco pero aparta la vista de nuevo haciéndose la interesante.
-Hola  -le digo, mientras me agacho apoyando una mano en la mesa.
-Hola -responde.
-No te creerás lo que te voy a decir, pero esto ya lo hemos vivido antes y me darás la razón. -le digo.
-No te conozco de nada. -responde sin interés.
Me meto la mano en el bolsillo de la americana y saco el anillo de plástico con corazón rosa.
-Se te ha caído esto mientras andabas y he venido a ponértelo. -le suelto.
Por primera vez me enseña los dientes imperfectos y suelta una carcajada.
-Creo que no es mío. - me responde, mientras vergonzosa intenta taparse la boca con la mano.
Intento calmar su pudor con una sonrisa.
-Sabía que me dirías esto. Estaba preparado para ello.
Y mientras cojo su mano delicada la miro a los ojos y le coloco el anillo que encaja a la perfección.
-No digas nada, sabía que era tuyo. Es como el zapato de cenicienta.
-jajajaja -Se ríe de nuevo. -Los anillos de las patatillas encajan en cualquier dedo.
-Ostras ¿no me digas?... jajajjaaja  De verdad, no sabía cómo acercarme a ti y he usado el comodín del anillo. Siempre da resultado.
-¿Siempre? me responde -un poco con cara de indignación.
-Vale, no es del todo cierto. Sólo funciona con chicas que llevan coletas perfectamente trenzadas y beben cerveza de botella.
-jajjajaja -rie de nuevo-. ¿Eres de Barcelona?
-No, he venido especialmente a conocerte a ti. Pero ando con prisa.. te doy mi número y me mandas un whatsapp.


sábado, 25 de enero de 2014

2MIL14

Un año más para que la rebelión de las máquinas sea una farsa. Nunca una máquina dominará al hombre. Nunca un HAL 9000 con su ojo rojo tendrá poder sobre nuestras decisiones. Siempre habrá hombres tras las máquinas que dominarán a otros hombres. 
En marzo de 2012 escribí esto.... 

No iba desfasado... nada ha cambiado. Estamos completamente drogados. Y no hay condición social que resista a la tentación. En la cola del paro... con un el último modelo de superpantallaca a todo color. Es que me lo regala la compañía... Y un cuerno!!.. Eres tonto y no tienes solución.

Y el whatsapp qué aplicación... qué cojones... vaya tela. Donde o revisas cada palabra que metas en el grupo, cada exclamación y cada mayúscula o prepárate a recibir leches de por todos lados.
Donde lo impersonal se hace personal e intransferible, donde las frases pesan, las fotos condenan, las mayúsculas duelen a gritos y nunca se calla uno, siempre tiene que decir la última palabra.  Tras esta sencilla y práctica app se esconde el Dr. No... o quizás la bella Sophie Marceu  "Elektra en The world is not enough". Estamos enganchados... pronto habrá centros de desintoxicación de smartphones y tablets pero  no físicos.. noooo No habrá un edificio... habrá que bajarse la aplicación que inhibirá tu puto cerebro del siglo XXI.
Wellcome 2014 Vamos!!

martes, 3 de septiembre de 2013

Septiembre

Septiembre, regreso a la juventud, al inicio de un nuevo año escolar. 
Libros nuevos sin una arruga en sus lomos, olor de imprenta, olor de tinta negra y aironfix para forrarlos, aún queda una burbujita que se ha resistido al pegarlo y entramos a saco con un alfiler y como por arte de magia desaparece.
Bolígrafos en azul y negro, lápices de mina y gomas de nata. La incertidumbre de qué clase te tocará y con quién te sentarás, te hace estar con un manojo de nervios en el estómago. 
Retrocediendo muchos años atrás en el tiempo, rememoro las canicas del recreo, se jugaba a piola, al escondite, pero lo mejor era encaramarse del coche que venía a llevarse los papeles y basura. Sí sí.. esa furgoneta Citröen blanca llena de bolsas hasta arriba y los niños colgados por donde podían y la cara del conductor.. con un cigarro en la boca y riendo al ver cómo los niños iban cayendo al subir la cuesta que comunicaba el patio con el campo de fútbol. A nadie se le ocurrió denunciar, nada... y eso que a veces llegábamos con las rodillas ensangrentadas, en el botiquín nos ponían un poco de agua oxigenada.. y seguíamos. Algunos teníamos suerte y nos sentábamos en el asiento delantero de la furgoneta hasta el vertedero, con la condición de sacar las sacas de papel de dentro y lanzarlas por una terraplén donde el propio conductor les prendía fuego. Y se hacía así y no pasaba nada. Todo valía. Éramos muy jóvenes. La palabra denuncia no se conocía. Ni tan siquiera cuando estuvimos una gran parte del colegio ingresados en la clínica por beber agua del grifo infectada de vete a saber qué... Y nos hicimos mayores y siempre en septiembre con el fin del verano... un nuevo año por delante.

Y lo bien que empezaba el primer día de tomar apuntes, una caligrafía perfecta. Aunque también recuerdo que era incapaz de seguir por ese camino el segundo día... el tercero ni me acordaba del primero.. el cuarto ya era más yo mismo, el quinto... Una sarta de letras inteligible, escritura torcida, rápida, anotaciones de última hora en los márgenes. Flechas e incluso pequeños dibujos a todo BIC azul engalanando las esquinas. Ese es mi caos en el que aprendí a vivir, mi mundo, allí campaba a mis anchas y no era mal estudiante, pero era conformista, si sacaba un seis era una nota excelente para no quemar cartuchos cerebrales y pasar al siguiente nivel.. como los videojuegos. Todavía conservo papeles y apuntes de aquella época, quizás algún día empiece a revisar tiempos pasados, añoranza, historia vivida que te sigue como una cometa en la nube y que un largo hilo te comunica con ella, para que puedas recordarla basta con tirar, siempre y cuando el alzheimer no corte el hilo para siempre; entonces el disco duro se formatea, las vivencias se van volando allí donde se juntan los recuerdos para no regresar a la tierra. Pero de momento, aquí estamos.
Septiembre y su equinoccio de otoño.. y tendremos un día igual de largo que la noche. Que no sirve para nada pero da gracia.



sábado, 3 de agosto de 2013

Encuentros de agosto

Agosto el mes del verano por definición. El mes en que se cierra España. El mes en que no importa si has trabajado o te has tocado los santos pimientos verdes, pero  te mereces vacaciones porque eres español. Español es ese que, como decía un amigo en su muro, siempre gana en los chistes entre ingleses y franceses, el más listo, el más gracioso, el que se lleva a la guapa a la cama y por la mañana se jacta de ello.
Agosto, el mes del verano en que se escucha música alemana cantada en francés. El mes donde los sudores de la piel hierven en las aguas del mar y sus burbujas inundan el éter. Agosto, tiempo de lectura y de soplar los granos de arena que se quedan entre las hojas. Tiempo de soñar en tiempos pasados, en toallas colocadas en las rocas y sombreros de paja cubriendo la cabeza. Cerveza fresca resbalando por la comisura de los labios mientras, foulards estampados en colores traídos directamente del Asia más profunda pasean por el chiringuito.Tiempo de romances adolescentes, de pintar corazones, de sufrir por la distancia y de añorar que vuelva la normalidad.
 Pero es lo que tiene ser humano, hay que vivir con las debilidades que nos atañen por nuestra condición. Y al fin y al cabo.. como decia May Sarton y que Le Carré citó en La Casa Rusia... "Se tiene que pensar como un héroe para comportarse como un ser humano simplemente decente"..
El mes de agosto no debería de ser tiempo de discursos en bañador con Fin  de Cita. Es tiempo de centrarse en poner la mente en blanco y pensar en no pensar. Y dejar que transcurra lentamente y bailarlo, y sentirlo en las venas porque nunca volverá a ser igual. Nunca es igual, siempre es diferente, siempre se cumplen veranos y las canas pesan y los años pasan. Y mi vecino de enfrente me mira cómo tecleo en el portátil desde el balcón. No tiene ni idea de que no estoy donde me ve. Yo estoy frente al mar, la brisa se enreda entre mi barba jugado con ella. Los niños gritan de placer jugando con pelotas y mojando a las viejas. Ya voy... en un rato me dejo acariciar por ti. Voy a hacer la ensaladilla para cuando vengamos de vuelta. Es agosto y es así. Feliz mes.

jueves, 7 de febrero de 2013

Mingitorios de alto nivel

Que las mujeres lo tienen más complicado que los hombres a la hora de ir a un baño público es algo conmumente conocido, por eso van como mínimo dos. Pero muchas veces para los hombres -y que las mujeres desconocen- ir a visitar al Sr. Roca.. no es tan fácil como sacar el arma y disparar.
Albañiles, ingenieros o algún hijoputa instalador de sanitario considera que la medida estándar de altura desde el suelo con zapatos incluidos hasta el cipote es de 90 centímetros. A ver, no todos los ciudadanos que moran en el mundo son jugadores de la NBA. Creo que vuelve  a fallar la estadística, y los normales, pues nos consideramos normales, tenemos severos problemas de alcance. Y es que no es cuestión de ponerse de puntillas. Imaginad el cuadro.. un tio de puntillas meando, intentando que no te salpique el retorno y encima se apaga la luz de esas con sensor de presencia, y moviéndote como un orangután  para generar asistencia multitudinaria en el baño . Joooo que no.
Uno que para estas cosas es muy escrupuloso, no se la juega. Y miro de reojo los meaderos colgantes, llenos de bolitas de alcanfor y directamente paso al váter, con un pie levanto las tapas, procedo a la maniobra de desagüe y luego con papel higiénico presiono ligeramente el botón de descarga de agua e inmediatamente se lanza el papel.
Así que o ponen meaderos de esos grandes que te subes encima y que cuando notan tu presencia empiezan a sacar una cortina de agua, limpios y refrescantes, además de generar con el sonido de cascada una larga y cálida meada, o simplemente pueden ponerse los mingitorios colgantes de sombrero. Y bajarlo de las alturas por Dios bendito. Porque sé a ciencia cierta que el albañil cuando ha acabado de instalarlo en la pared, ha de mirarlo y decirse: Manolo la has cagado.